img_1685

Dicen que el tiempo libre da para pensar demasiado. No puedo estar más de acuerdo con esa frase. El tiempo libre es muy malo (dicho mal y pronto). Pero deberíamos especificar. Existen dos tipos de tiempo libre: el primero es ese necesario, el que todos necesitamos para descansar reponer fuerzas y organizar nuestra vida de nuevo después de una racha asfixiante de trabajo. Pero el segundo tipo de tiempo libre es el que viene después del primero y que a veces distorsiona un poquito la realidad. Digamos que ya has estado el tiempo suficiente tirado en el sofá dormitando entre horas y sin quitarte el pijama más de 48 horas seguidas. Tu mente ya ha estado en blanco el suficiente tiempo como para retomar la actividad de nuevo…  y es entonces cuando corres el peligro de cruzar esa fina línea. Esa en la que el tiempo libre que queda por venir va a ser más contraproducente que otra cosa: tu cerebro se va a reactivar, va a trabajar todo lo que no lo había hecho en las semanas anteriores y empezará a dar vueltas a todo, absolutamente a todo. Después de esta chapa que os he soltado os contaré que este caso no es el mío, la verdad. En mi vida actualmente me faltan minutos y horas para hacer al día todo lo que tengo que hacer. Pero aún así, de pensar en algo sería en crear una saga más qué pasara a formar parte como una sección de este blog.

Básicamente va a consistir en hablar y enseñar sobre mil y una formas de cómo robar su ropa a tu novio, hermano mayor o ser masculino que tengas cerca en tu convivencia, y ponértela consiguiendo que no solo te quede bien sino que incluso puedes llegar a marcar tendencia. Todos hemos oído hablar de los famosos pantalones boyfriend que podrían traducirse en esos pantalones vaqueros de tu novio que le robas y te quedan anchos y un poco estilo chicazo… Pues los pantalones no son lo único que, visto lo visto, puedes robar a tu pareja. Así que hoy arrancamos con: ‘Róbale a tu chico una camiseta larga y vístela como si fuera un vestido”. No sé si os habéis fijado en mis redes sociales pero desde hace una semana estoy un poco obsesionada con una firma que sale hoy a la venta online en su propia página www.toocloudy.es y que la verdad tiene muy poquitas cosas, son ediciones limitadas tanto para chicas como para chicos y, después de haberlas tenido en la mano y haberlas llevado puestas, me he declarado fan absoluta.

Leer también >>  Con estas recetas ya no tendrás que rasurarte o depilarte las axilas para quedar lisa como porcelana

Abrimos esta nueva sección mangando a mi chico una camiseta larga (que suele llevar bastante de este estilo) de Too Cloudy y que al ponerme yo hace el efecto de vestido. Y combinada con unas zapatillas molonas y en este caso un pelo curioso obtienes un look cómodo pero bastante chulo.

Y es que en cuestión de ropa somos nosotros mismos los que ponemos el límite. Así que que levante la mano quién no ha tomado prestada alguna prenda a su madre, a su padre, a sus hermanos, a sus novios…

Por favor, no lo entendáis mal y no os pongáis a robar ropa a desconocidos y a gente con la que no tenéis confianza. Lo primero que hay que hacer es pedir permiso, ¡por supuesto!! Y después devolverlo si es que pretendes que en el futuro te sigan prestando ropa. Así que eso. ¡A experimentar se ha dicho!

img_1682

img_1677

img_1680

img_1687

Camiseta de Too Cloudy

Camiseta de Too Cloudy

img_1685

Zapatillas de Nike

Zapatillas de Nike

img_1686

img_1688

Camiseta de Too Cloudy

Camiseta de Too Cloudy

img_1691

img_1692

Con amor,

B.

Categorías: Blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *