Nos hemos querido hacer eco de una tendencia que cada vez se esta llevando más que es bailar salsa y bachata. Para facilitar el movimiento de estos bailes hay un tipo de calzado especial para las chicas. Pinchando en el enlace podrás ir a Amazon y ver la recopilación que hemos hecho para ti de estos zapatos.

En los bailes latinos, la flexibilidad y la perfecta adaptación del zapato de baile al pie es todavía más importante que en cualquier otro baile. Por los numerosos giros que se realizan en la salsa y la rapidez de los pasos, en salsa el zapato de baile de chica es mejor abierto por delante, tipo sandalia. Las sandalias de baile pueden tener más o menos tiras para sujetar el pie y la parte del talón debe ir cerrada. Dependiendo de la forma de nuestros pies, nos quedarán unas sandalias u otras, es cuestión de probarse y probarse hasta dar con la que mejor nos quede.

 

Materiales

La parte delantera del zapato de baile, (empeine y suela), es flexible, blanda y fina. La parte del talón y tacón, en el caso de las chicas, está reforzada respecto a los zapatos de calle; es bastante más dura y rígida para que al girar y al caer no se tuerza. Los zapatos de tacón suelen ser más problemáticos que los más planos, debemos aprender a controlar mejor el peso del cuerpo. El tacón de la chica varía según gustos, para los bailes como el tango suele ser alto y fino para dar elegancia; en bailes latinos depende la comodidad con la que baile cada chica. El zapato de tacón invita más a la proximidad con la pareja en el baile y facilita el movimiento hacia delante. Los chicos también usan tacón, a veces, aunque ésto es poco frecuente en España, ya que no estamos acostumbrados por nuestra cultura. El tacón de los zapatos de baile de los chicos es el “tacón cubano” y se usa en los bailes latinos, mide alrededor de cuatro centímetros. Mientras, en los bailes standard, el chico usa un tacón de dos centímetros.

Leer >>  Calcetines llamativos, el accesorio que no te vas a quitar en 2017

El zapato de baile suele ser de piel por completo, incluida la suela. El acabado exterior puede ser mate, brillante, de charol, con brillantina, combinando distintos materiales como el satén, tul o ante…etc, especialmente en los zapatos de tacón de las chicas. La suela también varía, hay suelas de piel vuelta (lisa) y de serraje (ante). La suela de piel vuelta es bastante más dura y firme que la de serraje, puede ser utilizada en suelos más ásperos como el cemento pulido y en suelos de parqué.. La suela de serraje es blanda y más flexible, se adapta perfectamente al suelo de parqué y es ideal para bailar en este tipo de suelo. Así que, si tienes la suerte de poder bailar en parqué, no dudes en comprar tus zapatos de baile con suela de serraje, de este modo girarás al máximo, sobretodo si tienes poca práctica en el baile. Por otro lado, si bailas sobre pistas de cemento, debes usar suelas de piel vuelta por ser más duras y girar mejor sobre suelos bastos.

Elección zapatos de baile

A la hora de elegir tus zapatos de baile hay tres cosas imprescindibles: que sean cómodos, resistentes y de buena calidad. La fabricación artesanal a medida te garantiza estas tres condiciones, porque el zapato se adapta perfectamente a tu pie y además eres tú el que eliges detalles importantes como la altura y la forma del tacón. Basta con unos cuidados mínimos para que los zapatos te duren mucho tiempo.

Los zapatos son para bailar: la comodidad es fundamental. La anchura del zapato es importante para que se adapte a cada pie. Ten en cuenta que con el uso ceden, así que no los escojas demasiado anchos. Es normal que resulten un poco duros cuando están nuevos, sobre todo los de piel curtida en cuero y no es raro que hagan rozaduras. Los de piel curtida en ante son más flexibles y cómodos desde el principio, pero se deforman antes.

En cuanto al tacón, existen diferentes alturas. Los profesionales suelen usar el tacón de 7 cm (2’36 pulgadas); pero si eres principiante o no estás acostumbrado a llevar tacón, es mejor empezar por el de 5 cm (2 pulgadas). Además, existe el tacón cubano, que es un poco más ancho, por lo que tiene mayor estabilidad.

Es fundamental la calidad, que empieza con la elección del material. Evita el plástico. Son más baratos, pero se rajan muy pronto; además, te sudará mucho el pie y acabarán cogiendo mal olor.

Lo mejor es piel auténtica. Da igual el tipo de curtido. El cuero suele ser más resistente, aguantan mejor el uso y, con unos cuidados mínimos, los zapatos te durarán años. El ante también es buen material, pero duran algo menos, porque se da de sí con mayor facilidad y puede llegar a erosionarse y perder color.

Cuidados mínimos para alargar la vida de tus zapatos

Conviene guardarlos en lugares frescos, con una temperatura ambiente de 18 grados. Después de usarlos, hay que dejar que se oreen al menos quince minutos para que se sequen, porque el sudor reseca la piel y hace que se acartone. Luego, lo mejor es guardarlos en una bolsa de plástico para evitar que la piel se reseque.

Para limpiar los zapatos de piel curtidos en cuero o cualquiera que no tenga “pelillo”, lo mejor es echarles crema normal para piel, de uso personal. Luego, cuando el zapato haya absorbido la crema, se les echa crema de zapatos (no betún). Luego se les pasa un trapo y se cepillan. De esta forma, se consigue que la piel del zapato esté siempre hidratada y se evita que se acartone y se estropee.

Leer >>  Calcetines llamativos, el accesorio que no te vas a quitar en 2017

Los zapatos de ante o napa o nobuk (pieles con pelillo) basta con cepillarlos y echar spray para nobuk o ante, que los conserva y los hace un poco más impermeables.

 

Recordamos el enlace para ver los zapatos de salsa que hemos seleccionado en Amazon para ti.