No, tranquilo, no te vayas a poner a llorar.

Si te sucede que muchas personas suelen decirte que eres muy sensible o que te tomas las cosas “muy a pecho”, puede ser que sufras del síndrome de la “persona esponja”. Así es, no es una broma. Y aunque según estudios médicos, este no sería un síndrome propiamente dicho, sino más bien está definido como un “rasgo de personalidad” de que aquellas personas que son altamente emocionales y sensibles a los comportamientos y/o conductas de su entorno.

Google

Estas “personas esponjas” son muy, muy receptivas, además de tener gran dificultad a la hora de decir NO  a los pedidos de otras personas, debido a que anteponen problemas de los demás a los suyos. Por lo tanto, sufren cuando no pueden controlar el entorno en el que se mueven.

Google

Diversas fuentes médicas manifiestan que si esta conducta es extrema y viene acompañada de otros comportamientos “raros”, no solo se trataría de “síndrome” antes mencionado, si no de afecciones mentales graves como los trastornos de ansiedad o del límite de la personalidad.

Loading...

Esta personas suelen sentirse como el “bicho raro” del grupo, ya que no reaccionan igual que las demás, por lo cual buscan aislarse del mundo cada cierto tiempo, debido a el sufrimiento que causan diversas situaciones.

Google

Podrías estar viendo una película romántica y echarte a morir pensando que nunca encontrarás el amor o puedes estar visitando un zoológico y sentirte totalmente insegura rodeada de tantos animales salvajes.

Si tienes este rasgo de personalidad debes saber que no todo es terrible. Es lógico que las situaciones desagradables o emociones dañinas te hagan sentir como el ser más desdichado, pero si al contrario, maximizas las cosas buenas que te da la vida, todo será más llevadero.

Leer >>  Cómo Vestir si tu Cuerpo tiene forma ovalada o de manzana
Google

Convierte esta “enfermedad” en un don. Aprovecha la oportunidad que te da observar y sentir de manera diferente a los demás, con mayor profundidad y análisis. Una persona esponja, si aprende a manejar sus emociones, se convertirá en una persona mucho más reflexiva y analizará mejor algunas situaciones. Mejor dicho, logrará tener inteligencia emocional al aprender a reconocer que siente y la intensidad correcta para cada una de ellas.

Google

Ánimos, dale la vuelta a la situación y disfruta de esa virtud de admirar con mayor profundidad las cosas de la vida, mejor dicho, en su esencia misma.