ESTANCIA
Le haces el amor,
te la coges,
te la das,

¿y qué sigue?

Sigue cada uno cambiarse de ropa,

tomar una ducha

porque aún hueles a piel ajena.

Si es motel, cada uno por su lado.

Si es tu casa, toca tender las sábanas.

Si la quieres,

le preparas el desayuno.

Si aún no la quieres,

síguetela cogiendo,

eventualmente le tomarás cariño.

Si aún no sabes cómo le gusta el café,

cómo le gustan los besos,

sus zonas sensibles,

si no sabes

esos problemas que la acogen,

sus miedos más profundos

o sus sueños,

en definitiva, aún no te la coges lo suficiente.

Si se va de madrugada

o en la mañana,

no te confundas,

no lo hace por protocolo

o porque esté ocupada,

simplemente no tiene ganas de quedarse.

Si compartes cama con una mujer

y no vuelve,

algo estás haciendo mal

y no tiene nada que ver

con el tamaño de tu miembro

o cómo coges,

sino quizás no la comprendes,

no la escuchas,

no la haces reír

o no se siente segura contigo.

Es que así es,

hasta las que se autodenominan putas

tienen al menos una cama

a la que siempre regresan,

una casa donde pueden despertar

con su desayuno favorito,

un café,

una sonrisa

y la seguridad de que ahí,

Loading...

siempre será bienvenida.

 



A las mujeres siempre hay que tratarlas con cariño,

aunque digan que no le gustan esas cosas,

aunque se las den de muy cabronas.

La cosa va así,

te la coges como si la odiaras,

pero despiertas como si la amarás,

pregúntale cómo le gusta el café

y pídele que se quede,

que hay mucho tráfico,

que afuera está lloviendo

o yo qué sé.

Invéntate una excusa cualquiera,

ofrece una de tus camisas como pijama,

recuéstate a su lado,

dale su café,

mírala a los ojos

y hazle preguntas hasta que te canses.

Te puedo asegurar,

que una vez que empiece,

no vas a hacer que se calle,

porque siempre se la habían cogido y ya

ningún hombre se preocupó por la mañana.

Eventualmente tendrá que irse como todo lo bueno que llega a nuestra vida,

y se irá con los ojos brillando,

con una sonrisa que no se la aguantará nadie.

Regresarás a tus hábitos,

a tus quehaceres,

a tu vida que ahora se siente diferente,

pero no pasará mucho tiempo,

tu teléfono vibrará

y será ella en forma de mensaje,

un mensaje que las cabronas no mandan:

“Te extraño “,

así

a secas,

y no sabes cuánto le costó escribirlo.

Entonces tiendes tu cama,

preparas la cafetera

y sonríes

porque es inevitable

no quererla,

aunque sea un poquito. 

Leer >>  Me lo podrías haber pedido, cómic sobre las excusas de hombres

Autor: Carlos Cortés – Mujeres que son aves.