Soltar, dejar ir o alejarse, son acciones que no se acompañan tan bien con el amor, cuando amamos, más de la manera en la cual sabemos hacerlo, normalmente generamos nexos de dependencia, nos hacemos esclavos a rutinas, a dinámicas y sentimos a quienes amamos parte indispensable de nuestras vidas. Lo cual hace que cualquier acción asociada a un desprendimiento sea muy dolorosa.

Inclusive al vernos envueltos en situaciones que nos generen incomodidad, que nos hagan daño, o que de alguna manera nos limiten, podemos preferir continuar bajo esas condiciones que afrontarnos al cambio que trae consigo desligarse de una de esas situaciones.

mujer-alejándose

Los cambios implican riesgos, implican salir de la zona de confort, dar pasos en direcciones desconocidas. Y si esto es complicado en cualquier escenario, cuando nos unen sentimientos a lo que debemos dejar, se torna mucho más cuesta arriba el camino.

Las mujeres pareciesen tener esa capacidad de dar lo mejor de sí, de trabajar por lo que quieren, de esforzarse y en caso de no obtener lo que sueñan construir, sencillamente, bajar las herramientas y decir, hasta aquí ha llegado mi labor, quise construir la mejor de las estructuras, pero los resultados no son tales, aporté lo mejor de mí y lo que recibí no fue suficiente, te amo y a pesar de ello, me alejo, para tu felicidad y la mía.

Loading...

finales

Las mujeres a pesar de ser más sensibles, suelen realizar análisis más amplios que los hombres en relación a sus vínculos afectivos, pueden colocar en balanza aquello que la nutre vs. aquello que la consume, puede amar mucho y aun así, tomar la decisión de partir.

Leer >>  Olvida a las francesas: 6 pruebas de que las escandinavas son el nuevo mito

Puede recoger sus pedazos por ella misma e irlos uniendo a medida que se aleja. Pero normalmente cuando ella decide alejarse, lo hace sin ningún tipo de remordimientos, sin ver mucho para atrás, porque se siente tranquila con su consciencia, sabe que ella no está perdiendo, sino que es ese alguien a quien ha dejado atrás quien la ha perdido.

camino sueños mujer guru

Cuando la decisión no es propia y más que alejarse se siente expulsada del corazón de quien ama, puede perder un poco la cordura, su amor propio puede tambalearse, pero más temprano que tarde, su dignidad prevalece y con ella se viste para seguir su camino, entendiendo que a veces la vida se encarga de sacarnos a empujones de aquellos sitios en donde no nos conviene estar y todo lo que hoy se puede considerar una pérdida, pronto dejará ver su utilidad.

¿¿Jugamos una partida??

Por: Sara Espejo – Rincón del Tibet