A medida que cumplimos años, el reloj biológico comienza un deterioro metabólico progresivo. La producción de colágeno natural de la piel se reduce, los poros se dilatan y aparecen las primeras manchas, arrugas y líneas de expresión. Otros factores como los rayos UV del sol -el llamado fotoenvejecimiento-, el estrés, la polución ambiental, la nutrición o la situación hormonal contribuyen a acelerar este proceso, que se evidencia especialmente en el rostro, nuestra carta de presentación.

Para hacer frente a este problema, irrumpen en el mercado de belleza pequeños dispositivos de uso doméstico que vienen a complementar los tratamientos de hidratación diarios. Estos innovadores ‘gadgets’ cuentan con la última tecnología ‘antiaging’ para estimular la regeneración celular y combatir los signos de la edad, con la ventaja de que el usuario puede utilizarlos en su propia casa.

De esta manera, son más efectivos que una crema, suero y contorno, pero menos que si acudiéramos a un centro profesional en cabina, pues estos aparatos están convenientemente testados para poderlos manipular en el hogar con la máxima seguridad.

Silk’n Reju, luz roja fraccionada

Ficha técnica del producto en Amazon.

La empresa holandesa Silk’n combina diodos de baja emisión de energía (LED) y calor para tratar los signos de envejecimiento y las imperfecciones faciales. El aparato es ligero, y se adapta a la mano, para poder utilizarlo suavemente sobre el cutis -la comisura de los labios, frente, pómulos, barbilla- y el cuello.

Loading...

Desde la firma recomiendan su uso sobre el rostro limpio y antes de ir a dormir, ya que por la noche se regenera la piel. Lo pueden utilizar indistintamente hombres y mujeres. Al inicio, es un tratamiento intensivo. Se pueden realizar hasta tres sesiones de entre 15 y 20 minutos durante las primeras tres semanas y, a partir de la cuarta, se reduce el uso a un único tratamiento a la semana para mantener los resultados.

Leer >>  Si él quisiera estar contigo, estaría contigo

El usuario notará calor en la zona de tratamiento al arrimar el dispositivo a su piel, pero su sensor de temperatura está preparado para no superar los 41 grados. El rubor debería desvanecerse entre una y dos horas después del tratamiento. Hay que evitar utilizarlo sobre pecas, verrugas, lunares o heridas.

Siguiendo estas instrucciones, la piel luce más fresca, los poros y arrugas se minimizan y mejora la textura y luminosidad del rostro. Sus resultados se perciben a medio plazo (ocho semanas). Funciona con una batería recargable.

 

Para más información visitar la ficha del producto en Amazon.