Si eres mamá, seguramente te ha pasado: ese momento en que intentas regañar a uno de tus hijos o hijas, pero cantas todos los nombres menos el suyo. ¡Y eso le quita contundencia a tu regaño! Y la dificultad aumenta mientras más pequeñines tengas bajo tu cuidado: tienes que repetir la lista de nombres para terminar gritando “¡Tú! ¡Recoge ese tiradero!”.

 

La noticia es que, si confundes los nombres de tus hijos con frecuencia, es señal de que los amas. En un estudio publicado en el diario Memory and Cognition se preguntó a 1,700 personas si alguna vez habían sido llamados por un nombre incorrecto o lo habían hecho ellos mismos, y depués se analizó la relación entre las personas (e incluso animales) involucradas en la confusión.

 

Los resultados revelaron que ese tipo de errores al nombrar a alguien son cometidos por personas de todas las edades, lo cual descarta que se trate de un síntoma de Alzheimer. 

 

Loading...

Los errores más comunes, como mencionábamos, son cometidos por las madres hacia alguno de sus hijos. ¿Y por qué ocurre? No tiene nada que ver con que las personas se parezcan físicamente o que sus nombres suenen similares, sino el hecho de que la memoria de ambas personas es almacenada en la misma red semántica.

 

¡Sí, tú, el gris!

 

Así que es muy poco probable que una mujer confunda el nombre de sus hijos con el de una compañera de trabajo, por ejemplo. No obstante, es muy probable que llame a su hijo con el nombre de su otra hija, o viceversa. Es decir: las mamás solemos confundir los nombres de nuestros hijos porque los amamos por igual.

Leer >>  Las 8 mujeres más influyentes de la ciencia en España

 

¿¿Jugamos una partida??

Así que, la próxima vez que confundas los nombres de tus hijos, no te alarmes. Es señal de que eres lo suficientemente afortunada por tener varios seres queridos a tu alrededor ¡y de que los amas a todos!