Un día… no hoy, quizá no mañana, pero un día dejarás por fin de preguntarte si la falda que compraste para salir con él va a gustarle, un día, ya no te preguntarás si deberías llamarlo o no aunque te mueras de ganas por hacerlo, va llegar ese momento en que sin más preguntas solo lo llamarás solo porque te da la gana.

Un día encontrarás a alguien que ya no se molestará porque de nuevo te dio un ataque de ansiedad, por el contrario, se sentará a observarlos y disfrutará cada berrinche sin sentido que salga de esa cabeza estresada, va a llegar el día en que te enamores de alguien al que le encantas por el simple hecho de ser tú.

Cuando menos te des cuenta, tendrás en tus brazos a ese hombre que ame como te muerdes el labio cuando estás pensando, mismo acto que repudia y evita que lo hagas, juntando sus labios con los tuyos, un día estarás a lado de un hombre que se ríe de la manera en que le robas las cobijas en la fría noche, y con un beso en la frente y atando tus brazos con los suyos, te abrazará tan fuerte que no necesitarán las cobijas.

Un día te verás compartiendo vida con alguien que ama todo lo que haces, no porque piense que seas perfecta, al contrario, ama lo que haces porque te hace ser tú, ama cada defecto y se ha enamorado de tus demonios y los ha hecho convivir con sus propios miedos e invitó a tus demonios a vivir en su infierno.

Un día conocerás a ese hombre que no cuestionará tu proceder, te dará los pros y los contras de tu actuar, pero siempre dejando claro que pase lo que pase no se va a alejar, que siempre ahí estará, que no te dejará y de esa manera no volverás a llorar en soledad, siempre tendrás un hombro en que apoyarte, una mano que guiará la tuya y juntos construirán el futuro que tantas veces imaginaron en el sofá después de hacer el amor.

Un día conocerás a ese hombre que siempre te va a amar por el simple hecho de ser tú, cuando lo encuentres te darás cuenta, pues el verdadero amor se siente, se vive, se respira, cuando encuentres a este hombre que te hará feliz las 24 horas del día, sabrás que es el verdadero amor.

Un día encontrarás a ese hombre que te ame por ser tú, por favor espéralo, ese es el verdadero amor que mereces.

Autor: Lu Reynoso