Belleza

Abstinencia sexual nos vuelve menos inteligentes y más agresivas

Especialistas explican las alteraciones que sufre el cuerpo cuando se llega a la abstinencia. 

Gisselle Acevedo

Por
Gisselle Acevedo

Una de las preguntas más frecuentes a los psicólogos es sobre el sexo y es que la mayoría de las personas pensamos que no tener sexo influye directamente en nuestra salud.

Un reportaje del diario El País resuelve abiertamente esta duda y nos da resultados científicos que sí, dejan en claro que a mayor abstinencia hay menor inteligencia y más agresividad. 

Iniciaremos la explicación sobre esto respondiendo a la pregunta ¿Cuándo es, entonces, la abstinencia un problema? Si es consciente de que no tiene actividad sexual y eso le preocupa, puede tener un efecto pernicioso.

“Cuando se habla del cese de la actividad sexual, no por una causa voluntaria sino por algo que lo impide, hay estudios muy interesantes como los de Els Pazmany, de 2014, que abordan los efectos sobre la autoestima de la persona o la idea del autoconcepto, aumentando el estado de depresión y ansiedad. Una persona que no ha tenido nunca una actividad sexual sola o compartida no es tan consciente de lo que ocurre, y a lo mejor, si se cuida en otros aspectos, la falta de sexualidad no tiene por qué ser tan negativo. Pero en una persona que en un momento determinado ha tenido sexualidad y la cesa o la deja, el perjuicio es mayor porque es consciente de esa ausencia, y la afectación psicológica se acaba traduciendo en otros procesos fisiológicos y orgánicos”, señala para el referido diario la sexóloga clínica Francisca Molero, codirectora del Institut de Sexologia de Barcelona Molero.

El estrés lo provocan condicionantes diversos, como la falta de sueño o las preocupaciones diarias, pero también podría estar relacionado con el sexo, según un estudio de 2005 que detectómenores niveles de estrés entre quienes habían mantenido relaciones sexuales recientes.

“Latendencia natural fisiológica sería siempre compensar a nuestro cuerpo: si estamos mal ynuestro nivel de dopamina o de serotonina disminuye por tener bloqueados los sistemas derecompensa, habría que recurrir a un mecanismo natural como el sexo para intentar desbloquearesa situación, pero no lo hacemos de forma espontánea por los condicionamientos sociales,morales y culturales que nos dicen que eso no está bien. Es un ejemplo de cómo la percepciónde nuestra salud y la influencia de la cultura a veces nos puede bloquearnos a la hora desolucionar nuestros problemas de salud”, reflexiona Molero.

Loading...

A más represión sexual, más agresividad

En un estudio de 18 años, con revisiones bibliográficas e investigaciones cualitativas sobre 66 culturas en diferentes lugares del mundo, Lucas demostró en su tesis doctoral, publicada en el libro Sed de piel, la relación entre el papel de la mujer, la salud sexual y la agresividad.

“Las sociedades más agresivas son las más abstinentes o reprimidas. Toda cultura tiene necesidad de contacto. En las sociedad donde lo femenino es lo prioritario y donde la figura del padre o marido no existe, como en el pueblo Na de China, la moral sexual es flexible y la actividad es intensa, suele coincidir con culturas muy pacíficas, mientras que las culturas patriarcales como algunas tribus de Nueva Guinea, donde el 30% de los hombres mueren en acto bélico, son más agresivas y a la vez tienen una moral sexual más represiva”, explica el autor. Esa agresividad motivada por la abstinencia también se puede expresar en sociedades como la nuestra.

“Puede haberla si la abstinencia se debe a una ausencia no relajada ni libremente tomada. La sexualidad es un valor, una oportunidad, una capacidad y un instrumento rehabilitador y generador de bienestar, pero no es una obligación. Pero si una persona no tiene relaciones sexuales desde una óptica del pecado o por una disfunción, enfermedad o incapacidad, o porque se ve feo, entonces se crea un problema”, explica Lucas.

Menor inteligencia

Vinculado al descanso y la relajación, el beneficio de la actividad sexual sobre el sueño es también algo que suelen perder los abstinentes, recuerda Molero:

“Es algo que antes los hombres lo sabían, pero ahora se les ha olvidado un poco. Antes utilizaban las relaciones sexuales para dormir y relajarse. Ahora el estrés lo puede todo, y la gente no ve los remedios fisiológicos que tiene nuestro propio cuerpo, sino que los desechan. Oír a nuestro cuerpo a veces nos puede ayudar, como por ejemplo en el caso de recurrir a la actividad sexual para dormir mejor”, aconseja Molero.

Aunque no ha sido refrendada todavía en estudios posteriores, una investigación de 2013 llegaba a señalar que una limitada actividad sexual podría traducirse en menos inteligencia, atendiendo al papel del sexo como incentivo de la neurogénesis [la creación de nuevas neuronas] y la mejora de la función cognitiva, gracias a que los encuentros sexuales pueden impulsar el crecimiento celular en el hipocampo, la región cerebral de la memoria a largo plazo.

Descuido de los genitales

Mantener relaciones sexuales contribuyen a una cuestión nada baladí: la consciencia sobre el cuidado de los genitales. Algo que se suele descuidar en los casos de abstinencia, recuerda esta sexóloga.

“A veces no tenemos en cuenta lo que tenemos: la vagina es un músculo y si no se trabaja, acaba estando laxo y aparece una hipotonía. El hecho de notarlo en las relaciones sexuales nos hace ser más conscientes a la hora de cuidarlo y trabajarlo.

Es algo muy parecido en el caso de los hombres como el riesgo de cáncer de próstata. Cada vez que el hombre eyacula pone en marcha todos unos mecanismos musculares, neuronales y endocrinos que hacen que el líquido fluya y genere una cierta limpieza y descongestión de la próstata, y si no hay esa actividad, no hay tanto recambio”, explica Molero.


Leer >>  La inteligencia se hereda de las madres: estudio | SOY CARMÍN